San Carlos: Juan Antonio Sepúlveda es el único Candidato Independiente a Concejal



¿De dónde nace tu candidatura?

Esta candidatura nace desde la rabia, desde el repudio a la injusticia y desde las ganas de cambiar esta realidad; desde la calle y desde la necesidad de construir nuevas alternativas de representación para la comunidad, la cual no se siente escuchada, representada, ni respetada; principalmente debido a la forma en como han venido actuando las autoridades y sus partidos políticos en los últimos años desde el retorno a la (casi)democracia; por ejemplo, respecto a la administración y gestión del municipio de San Carlos y, en general, en todas las instituciones políticas y especialmente respecto a quienes ejercen cargos de elección popular. Desde la divergencia de la hegemonía de los partidos políticos, un grupo de personas que queremos transformar San Carlos con una visión comunitaria respecto a la manera de hacer las cosas, creemos firmemente que podemos ponernos al servicio de la comunidad sancarlina estableciendo mecanismos de participación directa a través de instrumentos como consultas ciudadanas, asambleas populares de barrio, presupuestos participativos en áreas como la cultura, cabildos sectoriales. Instancias que deben ser vinculantes para el consejo municipal y también para el alcalde de nuestra comuna, creemos importantísimo que los acuerdos tomados en las instancias de participación descritas sean obligatorios para las autoridades, como concejales y alcaldes y no un mero acto de cercanía con la comunidad, que las opiniones de las personas de manera colectiva se transformen en decisiones tomadas por toda la comunidad.

¿Qué crees tú que gatilló el estallido de octubre?

Vivimos en un país tremendamente injusto, un país que se posiciona entre los más desiguales del planeta, donde tenemos un modelo económico neoliberal que desprecia la vida, y la pandemia del COVID lo ha dejado manifiesto, como chilenos y como sancarlinos necesitamos terminar con la injusticia y la desigualdad, por ejemplo, un chile donde se termine con la AFP, se acabe con las pensiones de hambre, se mejore la salud, que los sueldos sean dignos, que los horarios de trabajo no destruyan la familia. Creo que estamos viviendo un proceso donde las comunidades ya se hartaron del sistema político y de las relaciones directas que ha mantenido y que siguen existiendo entre el empresariado y la política, ejemplo de ello en estas elecciones son las campañas millonarias de varios candidatos. Son más de 30 años llenos de injusticias y de sufrimiento de muchos para llenar los bolsillos de unos pocos, los grandes empresarios, las familias dueñas de chile, un selecto y pequeño grupo de personas que mantiene relaciones directas con la política y que han financiado (y lo siguen haciendo) a cuanto candidato quiera recibir alguna migaja a cambio de traicionar a su propio pueblo. Y de esto chile ya se hartó.

¿Cómo es el San Carlos que tu sueñas?

Tuve la oportunidad de participar en las diversas actividades que se realizaron durante el estallido en San Carlos como cabildo, marchas, conversatorios, es ese el San Carlos que me gusta, el que se manifiesta, se toma la plaza y conversa, el que defiende sus derechos, el que debate y dialoga acerca de lo que necesitan nuestras comunidades. En general soñamos con avanzar en justicia social, igualdad y redistribución de las riquezas de nuestro país; fortalecer el sistema político, permitiendo a la comunidad tener la posibilidad cierta de control respecto de las autoridades desde el presidente de la república hasta un concejal, haciendo uso del juicio político para la destitución. Sueño con una comuna en donde el centro de la administración sea la comunidad y en donde las autoridades políticas estén al servicio de la gente y no al revés, necesitamos brindar más oportunidades a los sancarlinos, tanto en el campo como en la ciudad, avanzar en la satisfacción de servicios básicos en los lugares apartados, garantizar el acceso al agua en el secano interior con punteras, mejorar caminos y conectividad como el acceso a internet.

¿Cómo ha sido ser el único candidato independiente sin patrocinio de ningún partido político?

Es bastante complejo hacer frente y disputar como independiente un cargo de elección popular cualquiera sea, pero es más complejo cuando la ley no permite competir en listas en el caso de concejales. Nosotros para estar en la papeleta tuvimos que juntar firmas, además de tener que competir contra listas de seis candidatos para poder ganar, está también la desigual distribución de recursos para hacer campaña. Algunos pueden hacer campañas millonarias y otros no. Hemos llevado esta campaña con toda la buena voluntad de muchas personas que se han comprometido con esta causa y han colaborado con ideas, tiempo y recursos. Por otro lado, ha sido bastante gratificante conversar con la gente y poder reconocernos, hemos sido bien recibidos en la calle y en el puerta a puerta, los vecinos y vecinas se alegran que dentro de las 48 candidaturas a concejal en la comuna al menos exista una opción cien por ciento independiente. En la calle el descontento es compartido, ya no le creemos a las autoridades, desconfiamos de las instituciones porque nos han abandonado.



¿Qué opinas sobre el proceso constituyente?

El estallido social de octubre tuvo como salida institucional el plebiscito del apruebo, y con ello se ve más cercano cumplir el sueño de cambiar la constitución de Pinochet, sin embargo, esta solución fue pactada por los mismos partidos que nos han gobernado estos treinta años, la alianza por chile (chile vamos) y la concertación (nueva mayoría) se han turnado en el poder manteniendo y reforzando el sistema neoliberal implantado en dictadura. Ellos han sido los ejecutantes de esta constitución desde que se publicó, la han reformado y la han acomodado a sus necesidades, y no de acuerdo a las necesidades de las personas, es por esto que tenemos mucha desconfianza con el nuevo proceso constituyente, porque a pesar de haber ganado la opción del apruebo con un 80% y la convención constitucional también con un 80% vemos que la mayoría de los candidatos y candidatas pertenecen a alguno de estos dos conglomerados, usando distintos nombres, agrupándose de diferentes forma, incluso escondiendo militancias para poder engañar a la gente, y que los mismos partidos, las mismas fuerzas políticas sigan perpetuándose en el poder, al servicio de los mismos de siempre.

Finalmente, como campesino, ¿Cuál crees que debería ser una preocupación urgente para el sector del agro?

Creo que urge un reconocimiento a la agricultura familiar campesina como un baluarte indispensable para la supervivencia de la humanidad y de la tierra, para la alimentación, para el buen vivir, para la cultura, para la economía y para la identidad tanto de nuestra comuna como de nuestra región; este reconocimiento debe ir de la mano de un conjunto de políticas públicas que venga a dar un trato preferente a la agricultura familiar campesina dentro del sector del agro para proteger y mantener su existencia, pues sabemos que cada vez hay menos campesinado, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria de nuestra comunidad. Este sector no tiene acceso a los subsidios millonarios, ni a créditos enormes, ni tasas de interés bajísimas, sino que, todo lo contrario, tampoco tiene acceso al mercado de manera directa, sino que casi siempre lo hace a través de intermediarios que merman sus ganancias, cosas como estas son las que hacen que la juventud migre desde el campo a la ciudad y no vuelva y que esta hermosa forma de vivir se pierda.

Para sortear en parte las dificultades que hoy enfrenta la agricultura familiar campesina, necesitamos por ejemplo que las instituciones de educación superior presentes en nuestra región pongan su conocimiento a disposición de nuestras comunidades campesinas, que los centros de investigación académicos recojan los datos necesarios para elaborar diagnósticos y soluciones para implementar nuevas políticas públicas. Las instituciones de educación superior necesitan vincularse con el medio para estar acreditadas, pero lamentablemente no existe gestión municipal para establecer vínculos para habilitar el flujo de conocimiento desde los centros educativos a las comunidades campesinas, para innovar en la producción de alimentos de manera sustentable y más limpia para las personas y la naturaleza y que lo que se coma en nuestra mesa sea cultivado en nuestra tierra ¡un alimento limpio, digno y sano para un pueblo libre y soberano!

 

Comentarios