Académica UBB advierte deterioro nutricional de escolares según mapa de JUNAEB



La Dra. Jacqueline Araneda Flores expresó que el Mapa Nutricional 2020 de JUNAEB evidencia que el 54% de los/as escolares de la muestra presenta sobrepeso y obesidad, una cifra sin precedentes en Chile. De acuerdo a los tipos de obesidad por nivel, en Prekinder el 12% presenta obesidad severa, en Kinder el 11% y en 1° básico el 10%. “Probablemente, esos niños ya tengan algunos trastornos como hipertensión arterial, hipergliceridemia, algún grado de diabetes o colesterol alto; en definitiva un grave riesgo para su salud. Es preocupante porque en el futuro se tratará de adultos con más enfermedades crónicas, con una menor calidad de vida, implicando mayores gastos al sistema de salud”, señaló.



La Dra. Jacqueline Araneda comentó que cada año JUNAEB publica un mapa nutricional, lo que permite observar el comportamiento del estado nutricional de los/as niños/as. Se aplica a escolares de establecimientos educacionales financiados por el Estado. “En esta oportunidad participaron 8.440 establecimientos, es decir el 80% de la enseñanza regular. Se aplicaron 865.141 encuestas, de las cuales el 85,1% fueron válidas para realizar el mapa nutricional, lo que equivale a 736.369 encuestas válidas para el cálculo del mapa nutricional. A diferencia de otros años, las mediciones fueron realizadas por la familia”, ilustró.



La Dra. Araneda explicó que al desagregar los datos por curso, el mayor porcentaje se encuentra en 5to básico (64,0%), donde más de 3 de cada 5 estudiantes presenta sobrepeso y obesidad. Luego siguen 1º básico (57,3%), Kinder (53,5%), Prekinder (51,2%), bajando un poco en primero medio (47,8%) pero sin dejar de ser significativo.



La obesidad total, según describió la Dra. Araneda, aumentó principalmente en Prekinder, Kinder y 1° básico. “Cuando sólo analizamos obesidad, vemos que el curso donde más se da es en Kinder (29,5%) seguido por Prekinder (28,6%). Disminuye en primero medio (13,1%) puesto que en los adolescentes cambia el metabolismo”, ilustró la académica.



Al visualizar los resultados por sexo, los niños tienen una mayor prevalencia de obesidad que las niñas. En Prekinder, Kinder y 1° básico, 4 de cada 10 niños presentan obesidad severa. En Prekinder, Kinder 1° y 5° básico, 1 de cada 3 niños presenta obesidad. “Las niñas tienen una menor prevalencia de obesidad que los niños, presentando mayor prevalencia en sobrepeso y peso normal”, describió.



La Dra. Jacqueline Araneda manifestó que según el criterio de área geográfica, los establecimientos urbanos presentan un mayor nivel de normalidad y sobrepeso, en tanto que los rurales tienen mayor prevalencia de obesidad. “Quizás se deba a los hábitos alimentarios, especialmente en la zona sur donde vemos que la alimentación es diferente, con mayor cantidad de grasa, etc. Antiguamente, los datos confirmaban que los/as niños/as de zonas rurales tenían mejor estado nutricional pero ahora vemos que no es así. Eso puede estar dado porque hay problemas relacionados con la adquisición de alimentos más saludables”, argumentó.



El análisis por regiones evidencia que en la zona norte de Chile las prevalencias de obesidad son más bajas. Con menor obesidad total destacan Arica y Parinacota (23,1%), Antofagasta (21,8%), y Metropolitana (23,9%). Con mayor obesidad total figuran Maule (28,1%), La Araucanía (27,4%), y Aysén (29,7%). “Como decíamos, se observa que hacia el sur las prevalencias de obesidad son más altas”, reiteró.



La Dra. Araneda Flores señaló que diversos estudios demuestran que los hogares se están alimentado diferente durante la pandemia por Covid-19. “Algunos grupos de mayor poder económico se están alimentando más saludablemente, pero los de menores niveles socioeconómicos se están alimentando peor, es decir, consumen más hidratos de carbono, masas, pan, a lo que se suma la baja actividad física que han tenido los niños/as en este tiempo”, advirtió.



Por ello puso énfasis en la necesidad de seguir promoviendo una alimentación y estilos de vida saludable, procurando asegurar a las comunidades en sus barrios puntos de abastecimiento de frutas, verduras y legumbres. “Sucede algo paradójico porque las personas saben que es mejor comer una fruta antes que un helado; el tema es que quien realiza las compras del hogar debe generar ese cambio, y eso es complejo porque es más barato comer pan o masas. La estimulación debe provenir de los padres y de la familia, sobre todo ahora que están casa, tener la posibilidad de cocinas alimentos saludables junto con los niños”, reflexionó.



La Dra. Jacqueline Araneda dirige el proyecto FONIS denominado “Exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la región de Ñuble” que busca precisamente, evaluar la exposición a ambientes alimentarios no saludables y calidad de la dieta en escolares obesos y eutróficos de la Región de Ñuble.





Comentarios