SAN CARLOS: EL BENDITO DERECHO A ELEGIR Y A SER ELEGIDO

 



Quizás si uno de los derechos ciudadanos primarios más alentadores en democracia, es a elegir y ser elegido. Más allá que nos gusten o no los candidatos a las distintas instancias, estos tienen la posibilidad al menos, de ejercer el derecho a ser elegidos… aunque algunos debieran ser conculcados de este derecho, dirán algunos. 

Los hombres y mujeres ciudadanos, convivimos con nuestra impronta y con nuestra propia historia. Entonces debiera servir, al menos como referencia, nuestro pasado ciudadano… digo al menos como una base referencial sobre todo cuando se es candidato o candidata. 

Sabido es que algunos quisieran por olvido, lograr una imagen actual de demócratas y de luchadores sociales comprometidos con el entorno, el problema para algunos, es que vivimos en una comuna pequeña en donde prácticamente nos conocemos todos o al menos tenemos idea de quien es quien. 

Vamos por partes, dónde estuvieron los actuales legítimos inscritos candidatos cuando durante 12 años se abusó sistemáticamente de las personas, vecinos y vecinas, funcionarios municipales, las arcas municipales, de trabajos y relaciones?. La pregunta es legítima, dónde estuvieron, de qué lado, qué hicieron para enfrentar o al menos denunciar la situación de abuso. 

Por otra parte, es también propicio preguntarles, a los Candidatos y Candidatas qué hicieron frente a tanta impunidad, cómo actuaron frente a hechos reprochables a nivel comunal, de qué lado estuvieron por entonces. Porque bien sabido es que algunos fueron parte de la administración de Gebrie, ocuparon cargos importantes, recibieron premios comunales y reconocimientos de manos del ex alcalde, cuestión que seguramente a estas alturas quisieran olvidar… el problema es que algunos tenemos buena memoria. 

¿Tienen derecho a presentarse como candidatos y candidatas? Claro tienen todo el derecho, como también nosotros tenemos derecho a cuestionar o al menos pasar por un tamiz, más o menos fino sus actuaciones en años recientemente pasados. Espero que no pretendan pasar inadvertidos al momento de ser inscritos como candidatos y candidatas al sillón municipal. 

Por otra parte, obras son amores, como dice el refrán, es decir, todas aquellas cosas que hicimos o dejamos de hacer hoy deben ser puestas sobre la mesa. Distinguir quienes se jugaron valientemente por defender a las vecinas y vecinos, funcionarias y funcionarios, por defender la probidad administrativa, frente a otros que derechamente fueron parte de la corruptela o lisa y llanamente miraron hacia otro lado, gozando los serenos privilegios de sus sueldos a fin de mes. 

¿O cómo olvidar cuando se salió a la calle a denunciar las injusticias, algunos y algunas de estos candidatos y candidatas trataron de delincuentes a los manifestantes… acaso pretenden que eso quede en el olvido, solo por el prodigio que hoy son Candidatos? 

No vengan a decirme que ahora somos todos iguales y que todos fuimos parte de la lucha contra la corrupción a nivel municipal, porque como ya dije antes, somos una comuna chica, un pueblo pequeño y de algún modo nos conocemos todos. 

Al fin y al cabo, somos producto de nuestras experiencias, de nuestra historia, somos producto de nuestro pasado. Si quisieron ser candidatos y candidatas entonces aguanten que se les cobre su comportamiento anterior. 



Ricardo Müller SM

Comentarios